lunes, 15 de mayo de 2006

Mi Cuadro de la Finca Roja


Cuando Collado pintó este cuadro las cálidas noches de verano en Valencia eran pobres de luz, el cielo era negro y brillaban infinidad de estrellas, tantas que no se podían contar. Solía andar descalza en la oscuridad sobre los ladrillos rojos de la terraza y tumbarme sobre un viejo colchón de espuma para mirarlas.

Fueron aquellos dulces momentos de reflexión cuando me sentí parte de ellas y comprendí la insignificancia de mis problemas y lo efímera que es nuestra existencia.

2 comentarios:

Bruno dijo...

Nuestras existencias son efímeras, pero nos eternizamos en el recuerdo, y en las cosas que atesoramos con cariño.

Saluti dal Venezuela,

Bruno

Anónimo dijo...

Your are Nice. And so is your site! Maybe you need some more pictures. Will return in the near future.
»