viernes, 9 de junio de 2006

Cucarachas y Gatas

Las cucarachas rojas vuelan, yo no me lo creía hasta que vi una aterrizar en mi casa, y además son enormes, me da un poco de vergüenza decirlo pero me dan miedo, y mira que intento mentalizarme de que son seres vivos con dotes especiales para la supervivencia y tal, pero nada, no logro verles el lado científico.

Aquí en Valencia hay verdaderas plagas pero yo he encontrado la solución para mi casa, hace años que no veo ni una; tengo tres gatas magníficas cazadoras que hacen guardia de día y de noche y no dejan bicho viviente.
Tengo que añadir que respeto la vida y cuando traen gecos, pájaros o murciélagos se los quito de la boca y los suelto.
No me importa que las cucarachas vivan, pero preferiría que lo hicieran lejos de mi.

Ayer precisamente La Pelos, una de mis gatas, trajo un pajarito en la boca, y no veas como chillaba el pobrecito, se le escapó y se metió detrás de un mueble en el comedor, logramos que saliera moviendo el mueble y lo atraparnos con un cazamariposas que tenemos preparado para estos eventos, después lo dejamos en la rama de un naranjo que tenemos en la terraza y se fue volando.

Supongo que son ellas las que nos han liberado de las cucarachas porque no dejan ni rastro.

3 comentarios:

Neffertiti-besa-cucas dijo...

Viendo tu blog,¡que está muy bien! lo comparo con el mio y me doy pena. Pero chica... ¡ te gano en algo! Yo a las cucarachas, de pequeña, las cogia y les daba besitos pensando que sucedería como en los cuentos. Que se convertirían en príncipes. Son pequeñas y bonitas. Ahora bien..
¡los murciélagos al paredón!

la_vida_no_espera dijo...

Si pinchais en mi blog, y alli hay una carta, os enterais de que pasa, y podeis echar una mano. Si si… lo pido con todo el morro que tengo, y lo pido con la cara alta, sin cortarme un pelo, porque NO OS CUESTA NADA arrimar el hombro.
Yo nunca pensaria en el suicidio… pero, podeis hacerlo, dedicado a mi, y al Pentaparalejico de Valladolid. Yo estoy aqui, y quiero vivir. Necesito TU MANO AMIGA, en este momento

Telémaco dijo...

Yo lo que no sabía es que los gatos son insectivoros, hasta que adopté a una gata.

No la solemos ver en todo el día, pero cuando cenamos se pone en la ventana de la cocina y se dedica a zamparse a todos los mosquitos, polillas y demás bichejos que pulalan por el cristal.